Blogia
SIENTO DEJAR ESTE MUNDO SIN PROBAR PIPAS FACUNDO

Penúltimo acto de campaña

Penúltimo acto de campaña

Estas elecciones están acabando conmigo. Con la excusa del máster, estoy dedicándole más horas de las que debería a seguir el devenir de estos comicios.

Tras asistir a una rueda de prensa de Gaspar Llamazares, ver los debates, leer todos los días las miles de encuestas de intención de voto... sólo me faltaba ir a un mitín. Este fin de semana los principales candidatos estaban en esta mi ciudad. El sábado, Mariano Rajoy congregó a 6.000 personas en el pabellón Príncipe Felipe. El domingo, José Luis Rodriguez Zapatero reunió a unos 15.000 aragoneses en la plaza de toros. Me hubiera gustado poder asistir a ambos (para comparar), sin embargo, sólo pude ir al del domingo. Madrugué un día festivo para plantarme en La Misericordía, y ser una más entre todas las personas que allí se encontraban.

El inicio del acto se retrasó debido a que acudió más gente de la esperada, y hubo que desmontar parte del decorado, para que pudieran entrar las personas que se amontoban fuera del recinto. Yo entré de las últimas, y me tocó verlo todo desde la barrera. No tenía mala perspectiva. Saqué la cámara de fotos, quería inmortalizar aquel momento. La verdad que impresionaba. Mucha gente mayor ilusionada y emocionada. Mucho joven agitando banderitas. La Bullonera animando.(¿estos no eran aragonesistas?). Cuándo llevaba 10 fotos, la cámara me indicó que la memoria estaba llena. ¡Mierda! No había tarjeta de memoria dentro. 

De repente, las banderitas se elevaron y el tendido comenzó a aplaudir. Entre saltos y estar de puntillas, pude ver al alcade de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, sonriente como siempre. Al rato, volvieron los aplausos, y por fín aparecieron Jesus Membrado, Marcelino Iglesias y José Luis Rodriguez Zapatero. La mujer que estaba a mi lado no dejaba de canturrerar "presidente, presidente".

El primero en tomar la palabra fue Membrado. Subió al atril (este tenía forma de Z) y tuvo que comenzar a hablar para que los periodistas dejaran de hacer fotos a Zapatero y le hicieran algo de caso a él. Quizá no lo conocían, ya que como apuntamos el otro día en clase de publicidad, no hay ni un sólo cartel con su cara en toda la ciudad. Membrado viene de la UGT y se notó en su discurso. Habló de paro, empresarios, convenios. Resaltó un dato que no sé si es bueno o malo. En esta legislatura, el número de huelgas ha sido el más bajo de la historia de la democracia. ¿Mejora de la vida del trabajador? ¿Menos permisividad por parte del gobierno? ¿los trabajadores se han convertido en autómatas que aceptan las condiciones? Yo no lo sé.

Después, Marcelino Iglesias, con mejor pose, subió al estrado. Habló bien. Recordó lo de siempre Irak, Expo, Trasvase o Transferencia, Iglesia. En este último tema, aclaró que "se puede ser socialista y católico"(no esperaba menos de él). También recordó que "a pesar de haber otras opciones de izquierda, para que salga ZP como presidente, hay que votar al PSOE".

Como colofón, Zapatero.Se dio un buen baño de multitudes. La pantalla mostraba un rostro menos maquillado que el del día del debate, con un rictus menos tenso. Recordó todas las medidas sociales tomadas durantes sus cuatro años de mandato. Hubo alusiones para la niña de Rajoy. Hizo una lista de todas las promesas cumplidas. Pero a mitad del discurso, me perdí. Un hombre que estaba delante de mí, se desmayó. La voz de Zp quedó de fondo, mientras los nervios crecían. El señor estaba inconsciente, tendido sobre la arena de la plaza de toros. No había señal de la Cruz Roja. Los de la organización pretendían que abanicándole volviera en sí. Su hermana estaba de pie junto a él, muy preocupada porque hacía poco le había dado un infarto (esta información es posterior al momento del desmayo) Y no venía nadie a socorrerle. Zp, ajeno a todo, hablaba de sanidad. Por fin, apareció la Cruz Roja. El hombre volvió en sí, pero de nuevo perdió la consciencia. Los de la organización no querían meter una camilla, porque distraería la atención del público. La impotencia estaba presente en todos aquellos que estábamos alrededor de la escena. Tras mucho insistir, lo sacaron de allí en una triste silla.

Ya no hice más caso a las palabras de nadie. Que tardarán tanto en atenderlo, fue vergonzoso. El acto se acabó. Aplausos, gritos, canciones, emoción en la cara de todos e indignación en la mía. La culpa no es de Zp, ni de Iglesias, ni de Membrado, sino de la organización. Sin embargo, aún siendo consciente, me fui con un sabor de boca bastante agrio.

#######El de la foto es Jesús Membrado

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Rebeca -

Me parece que sobraba la frase"me hubiera gustado ir al mitin de Rajoy para poder comparar..." si claro...tres veces no?

Lonia -

Uhm...No estaría mal tener a Gonzalo como político. Ese si que acabaría con la oposición. Un gran profesor, sin duda una de los mejores que tiene la Universidad de Zaragoza

weiss -

De primeras me habia parecido Gonzalo Pasamar
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

oscar -

Pobrecico Membrado, que si no lo sacas aquí ni sabríamos como es...
Se te ha olvida contar que Marcelo dijo que el PSOE iba a "terminar el trasvase" y que la guerra de Irak tenía en contra a la OTAN... lapsus linguae. Por lo demás estuvo rebien.

Chic -

¿Membrado tenía forma de zeta?, josp. Es feo pero tampoco para tanto. Yo lo vi bastante normalito.

Diego M -

Yo tmaién estuve allí y, sin duda, el mejor discurso fue el de Membrado: "El domingo, todos a votar con el puño en alto y con la rosa en la mano, porque somos socialistas. Pero vaya, cada uno que haga lo que quiera.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres